Cuentos y fábulas infantiles En capítulos

Capítulo 9: Cuentos varios

En este noveno capítulo dedicado a los cuentos y fábulas infantiles no vamos a detenernos en una historia en particular, sino que vamos a compartir tres obras escritas con poco tiempo de diferencia. En 1908, Maurice Ravel (1875 – 1937) comenzó a componer Mi madre la oca, una suite para dos pianos, inspirada en distintos cuentos infantiles. Es así que los movimientos se titulan “Pavana de la Bella Durmiente”, “Pulgarcito”, “Niñita fea, Emperatriz de las Pagodas”, “Conversación de la Bella y la Bestia” y “Jardín encantado”. Tanto “La bella durmiente” como “Pulgarcito” se basaron en las fábulas de Charles Perrault, mientras que “Niñita fea” se inspiró en un cuento de Marie Catherine. Finalmente, “La Bella y la bestia” se basa en la versión de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, mientras que se desconoce el origen de “El jardín encantado”. En 1911, Ravel orquestó la obra y un año después la amplió a un ballet, añadiendo nuevos movimientos e interludios. Sin embargo, nuestra propuesta es escuchar la versión original, escrita para dos pianos, en la interpretación de Pascal Rogé y Denise-François Rogé.


 

La siguiente obra es una obertura de August Enna, un compositor danés que vivió entre 1859 y 1939 y que fue conocido principalmente por sus óperas. Enna fue un gran admirador de los cuentos de Hans Christian Andersen, inspirador de algunas de sus partituras más celebradas, tales como las óperas La princesa y el guisante, La pequeña cerillera, o La pastora y el deshollinador. Fechada en 1905, el año del centenario del nacimiento del popular escritor, la Obertura festiva Hans Christian Andersen gira, musicalmente, en torno a las notas Si-Do-La, que en notación alemana son representadas por una H, una C, y una A, justamente, las iniciales de Hans Christian Andersen. La grabación corresponde a la Orquesta Filarmónica de la Radio del Norte de Alemania, con la dirección de Michael Hofstetter.

 

Para concluir, vamos a remontarnos a 1897. El aprendiz de hechicero, de Paul Dukas (1865 – 1935), es un poema sinfónico basado en el cuento de igual nombre de J. W. Goethe. La historia nos presenta a un atolondrado y perezoso ayudante de un mago, que queda al cuidado del castillo mientras su maestro se ausenta. Sin embargo, al querer imitar sus poderes y hacer así más ligeras sus tareas, la situación se sale de control, provocando importantes daños al castillo. En 1940, Walt Disney Pictures estrenó la película Fantasía, que incluyó una adaptación de esta historia, justamente, empleando el poema sinfónico de Dukas.

 

POR SI TE LO PERDISTE
CAPÍTULO 8