BOLSONARO TIENE CORONAVIRUS JUEGO DE DAMAS

Ariel Goldstein: “Lo pone en posición de víctima, un traje que le sienta bien”

Este martes, Jair Bolsonaro dio positivo por coronavirus. El presidente brasileño lo confirmó ante los medios locales y aseguró que se encuentra “perfectamente bien”. Incluso, llegó a sacarse el barbijo, mientras los periodistas tomaban la distancia necesaria para evitar contagiarse.

Gripecita” y “fantasía”: qué decía (y hacía) Bolsonaro antes de ...

Sin embargo, detrás de toda esta crisis sanitaria que atraviesa el país brasileño, se está produciendo un peligroso auge de figuras militares y autoritarias dentro del Gobierno.

“Bolsonaro aprovechó esta pandemia, donde no hay mucho control del pueblo sobre el Gobierno, para ir avanzando en concentrar poder, y eso es un problema para la democracia”, señala el politólogo Ariel Goldstein.

En diálogo con Radio Nacional, el autor del libro “Bolsonaro: la democracia de Brasil en peligro“, advierte por la irrupción de los militares en el poder ante la crisis que atraviesa el gabinete del presidente -durante la pandemia renunciaron cuatro ministros-, y afirma que detrás de la situación provocada por la pandemia “hay toda una estructura que se va afianzando y que amenaza a la democracia brasileña”.

En tanto, para el analista, el diagnóstico positivo de coronavirus pone a Bolsonaro en una condición de víctima, “un traje que le sienta muy bien”, y recuerda el episodio que sufrió durante la campaña del 2018, cuando fue apuñalado durante un acto electoral.

Sopa Caótica | Ariel Goldstein: «Los garantes de la moralidad ...

Es de público conocimiento las declaraciones que el presidente había realizado con respecto al virus, al que había calificado como “gripecita”. Además, había advertido, con cierta resignación, que hay un porcentaje de la población que va a morir a causa del Covid-19. “Revela el desprecio por la vida que él tiene”, sostiene Goldstein, quien recuerda otros episodios donde Bolsonaro demostró su admiración por la dictadura y dejó al descubierto su mentalidad “autoritaria, cínica y con un importante desprecio por la vida”.

“Nunca ocultó que era un personaje autoritario, con sentimientos de admiración por los torturadores de la dictadura, y en el gobierno representa eso. Y, lógicamente, en un sistema democrático, ese tipo de pensamiento en un líder es una amenaza para las instituciones democráticas”, indica.

Sobre el cierre, Goldstein se refiere a los pedidos de juicio político que hay en contra del presidente y adelanta que, llegado el caso, el proceso de destitución “no va a ser fácil, porque no piensa renunciar y tiene una mentalidad militar”.