RICHARD COLEMAN UN LUGAR CON PARLANTES

Lynyrd Skynyrd hasta el sur del mundo

La banda nacida en Jacksonville, Florida, a mediados de los ’60, suele difundir la transcripción para quien guste confirmar la fonética de su nombre.

Richard Coleman recuerda cómo lo pronunciaba él durante su adolescencia, en un contexto durante el cual sucedían otros equívocos idiomáticos; a los 13 años agregó a su colección Second Helping (1974), título traducido por las discográficas para el público argentino como Segunda ayuda, cuando el original en inglés alude a “segundo plato”, es el álbum número dos de Lynyrd Skynyrd.

¿Qué pasaba cuando lo escuchaba? “Fundamentalmente sucedía el rock ya desde la tapa, donde un montón de hippies urbanos con cara de pocos amigos dejan a los forajidos de Guns N’ Roses como una bandita de Disney, hasta esa especie de himno nacional sureño que cierra el disco, la antológica canción Free Bird, ese eterno solo de tres guitarristas no ha sido superado en la historia del rock, ese rock que sostiene la bandera confederada ha dado además un abanico de subgéneros”.

Sureño al fin, el rock nacional hizo espacio a esta influencia. En Un lugar con parlantes se mencionan por ejemplo a la banda Dulces 16 y al “homenaje involuntario” de Serú Girán en Encuentro con el diablo, que “cita musicalmente, para decirlo de manera elegante”, a Sweet Home Alabama, clásico de Lynyrd Skynyrd.