RICHARD COLEMAN UN LUGAR CON PARLANTES

Descubrir un conjunto llamado Queen

Entre las anécdotas de su primer año en el colegio secundario Richard Coleman suele recordar especialmente andanzas en esa disquería tipo cueva ubicada en una galería porteña de Cabildo esquina Juramento.

En su buena predisposición para atender gustos que agrupan o etiquetan en épocas de música progresiva, sin negarse a lo desconocido, encuentra el origen de un eclecticismo del que hace gala.

Año 1975, pide al vendedor recomendaciones. Le hacen escuchar Selling England by the Pound  (Vendiendo Inglaterra por una libra) de Génesis; admite que algo no le gusta.

Entonces, otro intento da vueltas bajo la púa. A Night at the Opera  (Una noche en la ópera) de un conjunto también británico llamado Queen. ¡Esto es rock! ¡Vendido!

Una compra muy anticipada al éxito internacional del álbum. Sonidos que aún hoy sigue descubriendo y disfrutando al presentar Death on Two Legs, Sweet Lady, I`m In Love With My Car, ’39.