RAE ARGENTINA AL MUNDO

Chagas, la endemia argentina en medio de la batalla contra el coronavirus

A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, la enfermedad de Chagas constituye aún la principal endemia en la Argentina, según las autoridades sanitarias nacionales, quienes aseguraron que se logró continuar con las acciones para reducir su propagación en medio del impacto que significó la pandemia de coronavirus en el sistema de salud.

“Más allá del coronavirus, en el 2020 se amplió la vigilancia de la presencia de vinchucas -el parásito que provoca la enfermedad- con la evaluación de viviendas y el testeo de personas gestantes”, dijo Hugo Arturo Feraud, director nacional de Enfermedades Transmisibles de la Nación.

Se estima que la enfermedad afecta a casi 1.600.000 argentinos, principalmente en la zona norte del país, empobrecidas, y en centros urbanos con migrantes de esa región.

 

 

El Chagas se puede transmitir a través de la picadura de la vinchuca; de madre a hijo; del consumo de alimentos contaminados; y por transfusiones o trasplantes. La vía oral no tiene registro en Argentina y las transfusionales y de trasplantes están controladas en el país.

Según el especialista, en más de 20 años de prevención sistemática con las políticas sanitarias, el Mal de Chagas se logró interrumpir “en nueve provincias la transmisión vectorial y en otras cinco están con trabajo avanzado de interrupción”, y estas acciones bajan significativamente el número de personas en riesgo de contraer la enfermedad.

Uno de cada tres infectados por esa enfermedad puede sufrir cardiopatías y que, por ello, los que tengan esa condición deben extremar los cuidados para protegerse del coronavirus porque forman parte de los grupos de riesgo, mientras que aquellos que tienen Chagas pero no tienen cardiopatías tienen el mismo riesgo que la población general.

Desde el Ministerio de Salud aseguraron que la pandemia no detuvo las acciones de vigilancia que se vienen realizando en las provincias con mayor presencia del vector.