TRAS LA DECISIÓN DE TRUMP INTERNACIONALES

“Viernes de ira”: Enfrentamientos en Jerusalén, Gaza y Cisjordania

Un palestino murió hoy y decenas resultaron heridos por disparos de soldados israelíes durante las mayores protestas celebradas hasta ahora en Cisjordania y la Franja de Gaza por la polémica decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Manifestantes quemaron neumáticos y tiraron piedras a soldados israelíes, que respondieron con gas y balas de goma, en Hebrón, Ramallah, Belén y otras ciudades cisjordanas más pequeñas, luego de abandonar las mezquitas tras participar de las plegarias de los viernes, el día sagrado musulmán, informó el Ejército. En Ciudad de Gaza, la mayor ciudad de la Franja de Gaza, miles de palestinos marcharon por las calles para repudiar a Trump y quemaron banderas estadounidenses e israelíes.

El Ejército israelí informó en un comunicado que se registraron protestas en 30 puntos de Cisjordania y la Franja de Gaza y dijo que seis personas fueron arrestadas.

En Gaza, un palestino de 30 años fue muerto por disparos de soldados israelíes cuando participaba de una manifestación cerca de la frontera con Israel en el este de la ciudad de Khan Yunis, informó el Ministerio de Salud de la región costera. Otras 34 personas resultaron heridas de bala en la franja, la mayoría de ellas en la parte inferior del cuerpo, y una de ella se encontraba en estado de extrema gravedad, agregó el Ministerio en un comunicado.
En Cisjordania y Jerusalén, la Media Luna Roja dijo que atendió a más de 200 personas: 45 de ellas con heridas de bala de goma, tres por golpes y 162 por inhalación de gases lacrimógenos.

En Cisjordania, miles de fieles palestinos también se manifestaron, aunque pacíficamente, frente a la sagrada mezquita de Al Aqsa, ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén este, la parte de mayoría palestina de Jerusalén, informó la cadena CNN.

Organizaciones políticas palestinas habían llamado a realizar multitudinarias manifestaciones contra la decisión de Trump, mientras que el movimiento islamista Hamas, que controla Gaza, pidió el inicio de una “Intifada” o levantamiento contra Israel.

La decisión de Trump, y su orden de iniciar el proceso para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidenses en Tel Aviv, rompen con décadas de política de Estado norteamericana y de garantías internacionales a los palestinos de que el status de la ciudad sagrada debe determinarse en negociaciones de paz con Israel.