SANTIAGO MALDONADO INFORMATIVO

Tras el levantamiento de la cautelar, Avruj remarcó que el Estado se manejó con la verdad

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, destacó la “inmediata disposición” del Estado argentino ante los requerimientos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y señaló que siempre se manejó con “la verdad” y “sin hacer lugar a presunciones ni prejuzgamientos”.

Avruj también consideró que es “un ejemplo del buen funcionamiento del sistema internacional de Derechos Humanos” tanto la resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que levantó la medida cautelar a favor de Santiago Maldonado, tras haberse encontrado su cuerpo, así como también la “disposición” manifestada en todo momento por el Estado nacional.

“Creemos que es un ejemplo del buen funcionamiento del sistema internacional de Derechos Humanos”, dijo Avruj luego de haber sido notificado anoche el Estado argentino de la resolución de la CIDH de levantar la medida cautelar a favor de Santiago Maldonado.

Agregó que en el marco de este sistema, el Estado argentino “se puso a disposición del organismo en forma inmediata”, asumiendo en cada momento la búsqueda que duró desde la desaparición del joven Maldonado hasta la aparición de su cuerpo, en aguas del Río Chubut, con “la verdad” y “sin hacer lugar a presunciones ni prejuzgamientos”.

Maldonado había sido visto por última vez el 1 de agosto en tierras mapuches, en el marco de un corte de ruta que culminó con un operativo de desalojo de Gendarmería.

Su cuerpo apareció el 17 de octubre, en el marco de un rastrillaje en la zona del río Chubut cercana al territorio mapuche donde Maldonado había sido visto por última vez ese 1 de agosto.

“Creemos que la CIDH ha resuelto con muy buen criterio”, dijo Avruj, que asumió que con esta decisión del organismo se cierra un capítulo, pero sigue en marcha otro que tiene que ver con otro poder del Estado.

“Este capítulo está cerrado, pero sigue en marcha el trámite judicial”, dijo el funcionario al tiempo que hizo referencia a la necesidad de que “no haya prejuzgamiento”, sino que los argentinos tengan la suficiente “madurez” para “respetar la independencia de los poderes”.

La primera notificación de la resolución de la CIDH la recibió anoche el embajador argentino ante la OEA, Juan José Arcuri, que enseguida se comunicó con la secretaría de Derechos Humanos que Avruj encabeza para notificarlos.

“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos lamenta la muerte del señor Santiago Maldonado y en virtud del cambio de circunstancias, considera que las medidas (cautelares) han quedado sin materia, no encontrándose presentes los requisitos de gravedad, urgencia y necesidad de prevenir un riesgo de daño irreparable, correspondiendo levantar las presentes medidas cautelares”, dice el texto de la resolución de la CIDH, con fecha 13 de enero.

No obstante, en la resolución la CIDH insta al Estado a “continuar la investigación y esclarecer las circunstancias relacionadas con la muerte del señor Santiago Maldonado, de ser el caso, estableciendo las responsabilidades de cualquier índole a que dieren lugar”.

Este pedido se basa en que la familia de Maldonado expresó la necesidad de que se avanzara en la investigación de lo sucedido, señalando que el hallazgo del cuerpo “no eximía la posibilidad de que lo ocurrido se hubiera tratado de una desaparición atribuible al Estado”, según da cuenta la CIDH.

La resolución lleva la firma del presidente de la Comisión, Francisco José Eguiguren Praeli, de la segunda presidenta Esmeralda Arosemena de Troitiño, y del resto de sus miembros Ernesto Vargas, Joel Hernández, Flávia Cristina Piovesan y Antonia Urrejola Noguera.

El 22 de agosto de 2017, la CIDH otorgó medidas cautelares a favor de Santiago Maldonado y pidió al Estado argentino que adopte las medidas necesarias para determinar la situación y paradero de Santiago Maldonado, “con el fin de proteger sus derechos a la vida e integridad personal”, y que informe sobre “las acciones adoptadas a fin de investigar los presuntos hechos” que dieron lugar a la adopción de la medida cautelar.

Las medidas habían sido solicitadas el 1 de agosto de 2017, cuando se cumplía un mes de la desaparición del joven “en el marco de un operativo policial llevado en los predios ocupados por la comunidad mapuche Vuelta del Río Pu-Lof, en la provincia de Chubut”.

Durante la vigencia de las medidas cautelares, el Estado fue informando de las diferentes diligencias y los resultados de los rastrillajes que iba realizando para dar con el paradero de Maldonado.

Pero el 19 de octubre último informó que dos días antes, se había hallado un cadáver en el río Chubut, cuya identidad luego fue confirmada por los familiares y por el Estado, que envió información de la autopsia de esos restos.

El Estado argentino pidió el 22 de diciembre a la CIDH el levantamiento de la medida cautelar y argumentó que “las críticas vertidas a la investigación penal por parte de los solicitantes” constituían “cuestionamientos de fondo, eventualmente susceptibles de análisis en el marco de un procedimiento de petición individual”.

La comisión señaló que tomó nota de “las diversas diligencias realizadas por el Estado en la búsqueda del paradero” de Maldonado y que consideraba que no había “contradicción” entre los representantes de la familia y el Estado en cuanto a que el cuerpo encontrado el 17 de octubre de 2017 “correspondía al de Santiago Maldonado”, por lo que consideró que la medida cautelar había quedado “sin sujeto, sin materia”.