CASO DE LA NENA EMBARAZADA POR UNA VIOLACIÓN TUCUMÁN

“Todos los médicos del Hospital se declararon objetores de conciencia”

“Habían dicho que la nena de 11 años pesaba más de 50 kilos, y les aseguro que es un cuerpo infantil. Cuando la vi estaba sentada en la cama jugando con unas muñequitas… Cuando la vi se me aflojaron las piernas porque fue como verla a mi hija menor. Le explicamos lo que iba a suceder y no entendía con exactitud. Lo que sí tenía en claro es que se le iba a solucionar el problema. Cuando llegamos al quirófano todos los integrantes se declararon objetores de conciencia: la instrumentadora, el anestesista y la enfermera. Vino una anestesista de la Maternidad y yo tuve que instrumentar la cirugía. El doctor -Jorge- Gigena realizó la ILE. Empezamos la cirugía con una presión arterial de 120, por lo tanto, si esto se prolongaba podía derivar una preclancia y corría un serio riesgo en su vida. Ayer se salvó la vida de una nena de 11 años que fue torturada por un mes por el Sistema de Salud Provincial”, contó, con la voz entrecortada, la doctora Cecilia Ousset, quien participó de la intervención a la niña de 11 años que quedó embarazada producto de una violación de la pareja de su abuela.