ENTREVISTA TODO CON AFECTO

Sebastián Rambert, el crack al que las lesiones le jugaron una mala pasada

Sebastián Rambert debutó muy joven, a los 17 años, en la primera de Independiente. Del Rojo, emigró a Europa, pero, tras un breve paso por Italia y España, regresó a la Argentina para jugar en Boca. Un año después pasó a River, donde formó parte del exitoso ciclo que condujo Ramón Díaz.

De laCancha alLiving on Twitter: "#River #Libertadores Sebastián ...

En pocos años, “Pascualito” ya se había convertido en uno de los pocos jugadores que vistieron la camiseta de tres de los cinco grandes del fútbol argentino, había sido campeón del fútbol argentino y era uno de los habituales convocados por Daniel Passarella para la Selección.

Sin embargo, los ligamentos no le jugaron una buena pasada y a los 28 años tuvo que ponerle punto final a una carrera que apenas duró 11 años.

Fue durante un partido de Copa Libertadores, contra Peñarol, cuando sufrió la primera lesión. El Inter lo compró igual y terminó su recuperación en Europa. Allí llegó con Javier Zanetti, leyenda del ‘Neroazzurro’, y compartió plantel con grandes figuras del fútbol mundial.

Pocos meses después pasó a Zaragoza a préstamo, que intentó quedarse con su pase, pero el Inter se negó y finalmente se lo vendió a Boca, en un contexto donde el Xeneize se “reconstruía”.

Más tarde, estuvo tres años en River, y a principios de los 2000, con la rodilla ya desgastada, intentó volver a jugar en Arsenal de Sarandí. Pero el físico no acompañó y decidió retirarse.

Rápidamente se volcó a la dirección técnica. Arrancó como ayudante de Ramón Díaz y luego se largó como primer entrenador.

Hoy, desde el banco de suplentes -actualmente trabaja junto a Daniel Garnero en Paraguay-, afirma que el fútbol argentino es uno de los “más difíciles” para jugar y asegura que el la situación de los entrenadores en Argentina “no escapa a la idiosincrasia” del país.