Por Daniel Corujo tenis - roland garros

Schwartzman, cómodo. Londero, sufriendo

En un domingo lluvioso en París, la jornada de los tenistas fue soleada ya que a las victorias de Nadia Podoroska y Federico Coria se sumaron la de Diego Schwartzman y Juan Ignacio Lóndero en la noche francesa.

El “Peque” buscando llegar al Top-Ten en Roland Garros ganó por 6-0, 6-1 y 6-3 al serbio Kemanovic; mientras que en duelo de argentinos, Lóndero rompió una racha de cuatro derrotas y superó a Federico Delbonis por 6-4, 7-6, 2-6, 1-6 y 14-12 en casi cinco horas de partido.

En conferencia de prensa, Schwarztman hablo sobre la “comodidad” de los números del partido ante un rival que venia de hacer un gran torneo en Kitzbuhel.

Lo de Lóndero, oriundo de Jesús María, fue más complicado. Después de ganarle los dos primeros sets a  Delbonis parecía encaminado, pero, sin mucha explicación, el cordobés se llenó de errores no forzados y cedió los dos parciales posteriores (apenas pudo ganar tres games).

En el quinto y definitivo parcial, Delbonis parecia, repito… parecia, tener el partido bajo control tomando ventajas con ventajas de 3-0 y 4-1. Pero…

Siempre hay un pero. Lóndero tomó impulso cuando pocos lo esperaban (incluyendo su rival), empató en 4. Y de allí en más empezó una definición plagada de quiebres. Hasta tuvieron un match point cada uno mientras ya la llovizna se convertía en lluvia.

Lóndero sacó seis veces para cerrar el partido en su favor (6-5, 7-6, 8-7, 9-8 y 10-9) pero recién pudo ganar su servicio en cero para el 14-12.

Ahora el cordobés, que seguramente levantará su ánimo ante esta victoria complicada, tendrá 48 horas de descanso antes de jugarse el pase a la tercera vuelta ante el italiano Cecchinato.