Idea y lectura: Quique Pesoa.

Selección: Pancho Mondino.

La intrusa:  Jorge Luis Borges

 

La fiesta ajena: Liliana Hecker

 

El cóctel del infierno, Etgar Keret

 

El mechón de cabello: Giovanni Boccaccio

 

Entreteniendo a Lito: Roberto Fonatanrrosa

 

La ventana tapiada: Ambrose Bierce

 

La muerte del ruso León: Pablo Ramos

 

La Composición>/em>: Silvia Schujer

 

Matar a un perro:  Samanta Schweblin

 

La capa: Dino Buzzati

 

Mujer de Vida Alegre: Graciela Cabal

 

Tía Lila: Daniel Moyano

 

Macario: Juan Rulfo

 

La balsa de Radakoff:  Gustavo Robert

 

El nuevo maestro: Alphonse Daudet

 

El desventurado prometido de Aurelia: Mark Twain

 

Sennin: Ryunosuke Akutagawa

 

Las medias de los flamencos: Horacio Quiroga

 

La carretera: Ray Bradbury

 

La muerte tiene permiso: Edmundo Valadés

 

Angustia:Sebastian Wainraich

 

Casa tomada:Julio Cortázar

 

El cerro de los Elfos:Hans Christian Andersen

 

En el fondo del jardín: Elsa Bornemann

 

Un cuento de Morty: Ethan Coen

 

Infierno grande: Guillermo Martínez

 

El regalo: Selva Almada

 

El Polígono: Martín Borches

 

Fiesta-en-el-praivat: Elsa Drucaroff

 

El tic:  Guy de Maupassant

 

La concepción:  Sam Sheppard

 

El patio: Aurora Venturini

 

Un viaje con las vacas: Italo Calvino

 

Soledad: Bruno Grand

 

Con el desayuno: Juan José Saer

 

La torre de cubos:  Laura Davatech

 

La tristeza: Antón Chéjov

 

Cosecha el día: Isidoro Blaisten

 

Los regalos perfectos: O. Henry

 

El cuervo del arca: Conrado Nale Roxlo

 

Nombre raro para un niño: Claire Keegan

 

El pavo de Navidad: Mario de Andrade

 

La fuente: Katherine Anne Porter

 

El loro antillano: Ignacio Aldecoa

 

La casa abandonada: Eduardo Sacheri

 

Historia del bastardo: Cuento árabe

 

Los bichos y la tumba: Autoría grupal

 

Hombrecitos: Enrique Wernicke

 

Falta Palmieri: Juan Sasturain

 

El almohadón de plumas: Horacio Quiroga

 

La hija del Rey O´Hara: Cuento popular de irlanda

 

Gemelos: Héctor Tizón

 

Concierto en el parque: Elena Marengo

 

Cordero asado: Roald Dahl