ENTREVISTA TODO CON AFECTO

Pedro Mansilla, el “ropero” de Racing que se convirtió en ídolo

En 1959, Pedro Manfredini dejaba las filas de Racing Club para emigrar a Italia. El delantero se llevaba sus goles a la Roma, club que se había quedado con su pase. La Academia necesitaba reforzar su ataque, y la gran apuesta era Pedro Mansilla, un joven delantero surgido de Flandria y con buen paso por Boca.

Su origen fue en el ascenso del fútbol local, en Flandria. Su habilidad goleadora hizo que varios clubes pusieran sus ojos en él. Lo querían River, Racing -donde años más tarde se convertiría en ídolo-, pero finalmente se fue al club de La Ribera. El ex futbolista y entrenador, Mario Fortunato, se lo llevó al Xeneize.

Allí formó parte de una tercera división que dio espectáculo, y rápidamente se hizo un lugar en la Primera. Con 17 años, afirma, debe ser uno de los jugadores más jóvenes en debutar en la Primera del club.

El Gráfico 2150 - Pedro Mansilla - Racing / El Trebol | Mercado Libre

Pasó a Racing en 1960. Llegaba con la ardua tarea de reemplazar a Manfredini, pero eso no le pesó. “El ropero” -por su gran contextura física- se adaptó rápidamente y fue campeón con La Academia. Allí formó una temible delantera junto a Orestes Corbatta, Juan José Pizzuti, Rubén Sosa y Raúl Belén.

En diálogo con Radio Nacional, el ex delantero repasa su trayectoria y cuenta algunas anécdotas que marcaron su carrera deportiva.