AMBIENTE Chaco

Kees: “ante la desertificación, hay una especie de sordera social”

La ingeniera agrónoma María Angélica Kees, vocal titular del Instituto de Investigaciones Forestales y Agropecuarias del Chaco, y con motivo de haberse recordado el 17 de junio el Día Mundial para combatir la desertificación y la sequía, fue entrevistada por María Blanca de la Riega de Radio Nacional Resistencia, y manifestó que ante el constante avance de la desertificación en grandes extensiones de tierra en diferentes partes del mundo, existe un “tipo de sordera social”, y por lo tanto no hay respuestas específicas y concretas para solucionarlo; que una de sus mayores evidencias está en el abandono de las zonas rurales por parte de las personas que se asientan en los grandes conglomerados urbanos, con las consecuencias sociales y económicas que se conocen.
“Si ponemos la lente en el Chaco podemos ver la manera de cómo se degradan los ecosistemas naturales”, indicó y precisó la necesidad de cambiar las actitudes y comportamientos sociales, y específicamente los individuales, para que de esa manera se ayude al equilibrio que se está perdiendo.

La profesional señaló que el Instituto al que pertenece realiza una actividad virtual, que impone una necesidad imperiosa de poner en valor las actitudes personales e individuales de compromiso.

Kees cree que son las organizaciones sociales, en los distintos estamentos, las que deben hacer una profunda reflexión, plantearse nuevos escenarios y formas de acción que deben estar basados en las individuales, y permitan no sólo analizar sus realidades sino rever la manera en que se produjo y se produce la concentración de la propiedad de la tierra y encarar soluciones concretas.

La ingeniera recordó su alineamiento con el denominado “ecofeminismo”, con el movimiento feminista, la revalorización de la mujer en la ruralidad en acción y pensamiento, articulados con los movimientos urbanos, que implica la protección y recuperación de derechos tanto del cuerpo de las mujeres como del cuerpo social en su integralidad, y que todo eso significa: “una ruptura de la línea patriarcal, hegemónica y machista que, cuando se impone, implica una reproducción del modelo de dominación de ‘romper y matar’. Es una lucha que hay que dar, que no será fácil, ni simple”, aseveró.
La profesional abordó también el tema de la empresa Vicentín y diferenció a quienes no están informados, de quienes defienden la continuidad de las formas de funcionamiento que imperaban antes de la intervención del gobierno nacional, que se niegan a cualquier tipo de control social sobre el funcionamiento de la misma y están peleando por mantener su cuota de poder a través de la concentración y la dominación”.