INDEPENDIENTE VOLVIÓ A SER FUTBOL

El sueño interminable de Ariel Holan

Tengo que escribir sobre Independiente. Quiero escribir sobre Holan, porque Holan es Independiente.

“Esto es un sueño increíble. No me quiero despertar” decía Ariel Enrique Holan cuando entre lágrimas y abrazos interminables festejaba el 13 de diciembre de 2017 la obtención de la Copa Sudamericana que ganó con Independiente. Con su amado Independiente.
Ese cuadro del que es hincha fanático y cuyos goles eran el único motivo que lo llevaba a abrazar a su padre. Ese equipo que llegó a dirigir técnicamente entre miradas de reojo, drones, hockey, cargadas y comentarios cargados de ironía hasta de sus propios ídolos, como Bochini, Bertoni y Burruchaga, quienes luego se rindieron ante las evidencias y le pidieron perdón.

¿Es justo hablar del entrenador cuando la misión es hablar de uno de los equipos con más rica historia del continente? No lo sé. Lo que es seguro es que se hace inevitable hacerlo. Porque este señor es el que le dio a Independiente esa identidad perdida hace tiempo, incluso muchos años antes del descenso.

Un equipo que se había acostumbrado a no ganar, a no jugar bien, a conformarse con ganarle a Racing pero pasar papelones en La Boca o el Monumental. A refuerzos imperdonables y jugadores regalados a otros clubes porque no le podía vender ninguno a nadie. Independiente se había acostumbrado a no ser.

Entrenadores de renombre, caros, experimentados… Muchos pasaron con sus ideas y formas de trabajo. Todos fracasaron. Él no.

El tipo que “bajó de la tribuna” para agarrar las riendas, fue prolijamente acomodando la casa. Limpió lo que debía limpiar, les explicó a los más pibes que camiseta  estaban vistiendo y los mandó a la cancha a defenderla con COMPROMISO, ACTITUD, INTENSIDAD.

Jugadores de flojo rendimiento pasaron a ser figuras. Incorporaciones que llegaron en silencio, se hicieron fundamentales. La costumbre de no ganar se fue transformando en festejos, y mejor aún, la costumbre de jugar mal le dejó paso a un fútbol que un par de generaciones de hinchas solo conocían por referencia se sus mayores.

Independiente fue campeón de una Copa. Independiente es animador de la Superliga. Independiente apuesta por la Copa Libertadores. Independiente con Holan volvió a ser Independiente, porque Holan es Independiente.