EL ANÁLISIS DE GUSTAVO VEIGA VERANO 2020

El crimen de Báez Sosa: el rugby, las patotas y la reacción social

El crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado a golpes por rugbiers a la salida de un boliche en Villa Gesell, puso en el centro de la escena al rugby yq que, nuevamente, este deporte vuelve a estar involucrado en graves hechos de violencia. Gustavo Veiga, periodista de Página/12, y con trayectoria en el periodismo deportivo, analizó en la Radio Pública el hecho desde el punto de vista de los rituales que plantea el rugby y cómo el deporte considera “al otro” que está fuera de ese círculo.

Veiga, que abordó el concepto de patota en su primer libro “Donde manda la patota”, que trataba sobre las barras bravas en el fútbol, explica que los rituales y los significantes en torno a la cohesión de grupo son muy fuertes en el rugby, además de la violencia que implica el propio deporte, señala que ya no se trata de un deporte de ‘chetos’ y manifiesta su preocupación por el desmesurado consumo de alcohol en la costa atlántica.

Además, cuestiona el accionar de la Justicia y opina sobre la reacción social que despertó el caso.

Fernando Báez Sosa, de 19 años, fue asesinado a golpes y patadas a la salida de Le Brique, un boliche de Villa Gesell, por un grupo de 10 rugbiers que ya están detenidos. Según las primeras pericias y ruedas de reconocimiento, dos de ellos serían los co autores del hecho, mientras que el resto habrían actuado como partícipes necesarios.