LAUTARO MAZZA MENDOZA

“El camino es mucho más importante que el lugar que nos espera como destino”

En una Argentina que a veces parece olvidar los géneros musicales que la hicieron grande en todo el mundo, siguen surgiendo artistas muy jóvenes que apuestan por ellos. Este  es el caso de Lautaro Mazza, intérprete de tango que se acerco a ésta música desde muy pequeño.

¨Escuche de casualidad a Carlos Gardel, en una especie de búsqueda de distintas cuestiones culturales, algunas inquietudes, que iban desde discursos de Churchill a otras cosas¨

Así, entre políticos ingleses y Mano a mano, se fue forjando una precoz afición por nuestra música ciudadana.

“A partir de los 12 empecé a estudiar canto y repertorio de tango, comencé con Omar Bolívar en la Casa del Tango de la ciudad de La Plata y luego con quien hoy es mi maestro de técnica vocal y repertorio, Mario Bracco” –comentó Mazza.

Reconoce la responsabilidad que conlleva la elección de las canciones que forman parte de un disco debut.

“La idea del disco es dejar un testimonio del camino artístico hasta el momento recorrido y las obras deben ser significativas con respecto a ese camino; y por otro

lado no nos podemos olvidar de ese rol de mensajeros o instrumentos de, como decía Atahualpa Yupanqui, esas artes olvidadas”

Siendo Buenos Aires la cuna del tango sabe que allí hay muchas más posibilidades artísticas y de trabajo y que el interior del país ha quedado un poco relegado de ésta chance.

“Mi caso es un poco atípico y privilegiado, porque tengo la suerte de presentarme con la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires, soy el cantante de la orquesta,  lo que me da la posibilidad de acceder a ciertos espacios”.

En general el público de tango parece pertenecer a una generación de mayor edad que los nuevos cantantes que están surgiendo.

“Hoy ciertamente el tango no es la música de los jóvenes –opinó- y quizás la causa que me he inventado es esa, que el tango sea la música de los jóvenes”.

La pretensión de llegar a un público de menor edad no supone renunciar a la complejidad que lleva el tango en sus versiones más clásicas, retomar esos estándares de calidad y evolucionar a partir de allí.

“La complejidad y el embellecimiento como instrumento para poder hacer llegar a destino una obra”.

Su disco Siendo, consta de 12 temas, entre los cuales sobresalen Los mareados, Trenzas, Quinto año, Fuimos y una versión muy especial de María, con los arreglos originales que Argentino Galván escribiera para la Orquesta de Aníbal Troilo, arreglos cedidos por los familiares de Pichuco a Lautaro para que re versionara la obra.

Colaboración José Luis Oliver