CON GLADYS ROMERO MARCIAL LAS DOS CARÁTULAS

El abanico de Lady Windermere, de Oscar Wilde

Con “El abanico de Lady Windermere”, Oscar Wilde destacaba la importancia de la labor teatral que habría de marchar paralela con la de su coterráneo George Bernard Shaw.

Ambos asumieron una actitud diferente pero igualmente crítica ante la sociedad de su tiempo, cada uno desde sus propias inquietudes y talento.

Algunos críticos señalan que “El abanico de Lady Windermere”, que data de 1892, es la mejor obra teatral de Wilde (aún sobre “La importancia de llamarse Ernesto”, tan famosa como celebrada).

Es evidente que la comedia posee elementos escénicos muy bien manejados pues, sin desdeñar ciertas cercanías peligrosas con el melodramatismo finisecular, consigue una articulación ágil y elegante, típicamente wildeana.

“El abanico de Lady Windermere” se estrenó en el teatro Haymarket de Lóndres con éxito resonante el 19 de Abril de 1892.