ELECCIONES 2019 POLÍTICA

Cruces entre Macri y Fernández dominaron el debate presidencial

Los candidatos a presidente Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión participaron anoche en el debate que se desarrolló en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el cual, durante poco más de dos horas, atrajo las miradas de todo el espectro político del país. El tema de la corrupción generó los cruces más fuertes de los candidatos presidenciales, especialmente entre Macri y Fernández.

A una semana de las elecciones presidenciales, unos 900 asistentes, entre dirigentes y asesores políticos, representantes de los tres poderes del Estado y organizaciones de la sociedad civil, conformaron un auditorio que, en absoluto respeto y silencio, siguió las alternativas del debate entre los seis postulantes; una suerte de segunda parte del contrapunto realizado la semana pasada en la Universidad del Litoral, en Santa Fe.

El debate creado por ley el año pasado mostró a un Macri, que busca su reelección, mucho más decidido y a la ofensiva que el domingo anterior; con un discurso estudiado y frases fuertes para diferenciarse del Frente de Todos; fuerza a la que aludía como “ellos”. “No nos parecemos en nada, no somos lo mismo”, señaló Macri cada vez que pudo.

Por su parte, a Fernández se lo observó solvente en sus intervenciones, que buscaron cuestionar a Macri, tanto en el tema pobreza como al abordar las supuestas medidas tomadas por Cambiemos a favor de los “amigos empresarios”.

Pero el tema que más cruces y acusaciones generó fue el de la corrupción, que salió a la luz en el segundo eje temático (“Empleo, producción e infraestrutura”) y en el tercero (“Federalismo, calidad institucional y rol del Estado”).

“Es dificil creer que usted no vio nada, es imposible de creer”, le dijo Macri al ex jefe de Gabinete de Nestor Kirchner. Casi con las mismas palabras José Luis Espert le preguntó a Fernández con sarcasmo: “¿Usted no vio nada?.

“A mí no me van a correr con esas cosas. Puedo dar clase de decencia”, se defendió Fernández.