Cámara Federal de Casación Penal JUDICIALES

Confirman condena a casi 6 años de cárcel para Boudou por el caso Ciccone

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó hoy la condena a 5 años y 10 meses de prisión para Amado Boudou por los delitos cometidos en el proceso de salvataje de la ex Ciccone Calcográfica, se informó oficialmente.

Además, el tribunal ratificó las penas de 5 años y 6 meses de prisión para el ex socio y amigo de Boudou, José María Núñez Carmona, y de 4 años y 6 meses para Nicolás Tadeo Ciccone, cofundador de la imprenta, llamada ahora Compañía de Valores Sudamericana (CVS).

La medida fue dispuesta por la Sala IV de Casación, el máximo tribunal penal del país, integrada por los jueces Gustavo Hornos (presidente), Mariano Borinsky y Javier Carbajo, quienes también confirmaron la pena de dos años de prisión en suspenso para el empresario Alejandro Vandenbroele, quien fue beneficiado con la figura del “arrepentido” en la causa.

Boudou fue condenado como autor de los delitos de cohecho pasivo en concurso ideal con negociaciones incompatibles con la función pública, mientras que Núñez Carmona y Vandenbroele fueron sentenciados por la figura de partícipe necesario.

En tanto, Ciccone fue considerado autor de cohecho activo y los ex funcionarios Rafael Resnick Brenner (tres años en suspenso) y César Guido Forcieri (dos años y medio en suspenso), partícipes necesarios de negociaciones incompatibles con la función pública.

Luego de la audiencia pública donde participaron todas las defensas, quienes ampliaron los fundamentos, y las partes querellantes –Oficina Anticorrupción y Unidad de Información Financiera- que solicitaron se confirmen todas las condenas y los montos de pena, la Sala IV de Casación emitió su resolución de más de 700 páginas, indicó oficialmente hoy el Centro de Información Judicial.

En la sentencia, se detalló, “se descartaron los agravios referidos a las nulidades interpuestas por las defensas y los planteos vinculados a la errónea ponderación del material probatorio colectado durante la audiencia de debate y al juicio de subsunción jurídica de los hechos acreditados. Asimismo, se confirmaron las penas impuestas y se rechazaron los planteos de inconstitucionalidad efectuados”.

La Sala IV, se informó, entendió “debidamente acreditada la maniobra juzgada referida a que Nicolás Tadeo Ciccone entregó su empresa ‘Ciccone Calcográfica S.A.’ al grupo liderado por Amado Boudou tras comprometerse a volver operativa a la citada empresa para que pudiera contratar con el Estado Nacional y así obtener jugosos réditos económicos”.

“Amado Boudou, como se hallaba impedido de efectuar negociaciones en beneficio propio y en perjuicio de los intereses de La Nación, se valió de su amigo personal, José María Núñez Carmona -quien dirigía la actuación de Alejandro Paul Vandenbroele- utilizando empresas fantasmas y operaciones simuladas que dificultaban rastrear a los verdaderos titulares del negocio y entender el verdadero alcance del acuerdo ilegal”, añadió.

De acuerdo con lo informado por el CIJ, en su fallo los jueces de Casación destacaron que “una vez en control de la firma, el grupo liderado por el ex vicepresidente de la Nación manipuló en provecho personal, por lo menos, tres organismos del Estado: la Casa de Moneda SE, la AFIP y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia a los efectos de que beneficiaran indebidamente a ‘Ciccone Calcográfica SA’. En este tramo de la maniobra participaron Resnick Brenner y César Guido Forcieri quienes plasmaron la voluntad de Amado Boudou”.

Vandenbroele fue dueño de la firma The Old Fund, que intervino en esas operaciones. Antes de las maniobras con Ciccone, esa compañía hizo un contrato de consultoría con el Fondo Fiduciario de la provincia de Formosa para la reestructuración de la deuda pública, como un virtual “banco de pruebas”.

Las condenas contra los imputados en el caso Ciccone habían sido dictadas en agosto del año pasado por el Tribunal Oral Federal 4 de la Capital Federal, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñíguez y Jorge Gorini.