Vivir en Rusia Vivir en Rusia

Chef mexicano desafía a McDonalds en Moscú

por Victor Ternovsky

Fue el amor lo que le llevó a Rusia, además de su pasión por viajar, razón por la cual se dedicó hace más de 20 años a la cocina, un oficio que le permitió vivir y trabajar en varios lugares del mundo. Ahora es el chef del restaurante de comida mexicana ‘Michelada’, en Moscú, y está contentísimo con cómo le van las cosas.

Es la historia del mexicano Augusto Romero Porras, quien compartió su aventura rusa en una entrevista con Radio Sputnik. Atendió a Sputnik en su puesto de trabajo, un histórico edificio de dos plantas ubicado en plena corazón de la ciudad.

“Aquí está muy bien, hay gente todo el día en la calle”, sostuvo nuestro interlocutor, al indicar que el restaurante tiene “una buena respuesta con la gente”. De hecho, durante nuestra conversación, se pudo observar un flujo considerable de visitantes, aparentemente seducidos, entre otras cosas, por un menú bastante exótico para estas latitudes, además de estar escrito en español.

“Mi bandera fuerte es darles a los clientes cocina mexicana, cocina natural, cocina casera y que no van a encontrar en ninguna otra parte en toda Rusia. La verdad, la mejor cocina del mundo es la casera, lo que cocinan las mamás, las abuelitas, lo que se cocina en los mercados, gente que tiene años, años y años haciéndolo. No siempre es lo mismo que un restaurante con estrellas Michelin y todo eso, pero simplemente la comida de los mercados, la comida de la calle, la comida de casa normalmente es la más rica”, afirmó.

Augusto se mudó a Moscú hace cinco años, tras conocer en Nueva York a quien es ahora su esposa rusa. Fue ella quien le convenció para ir a un país tan lejano y desconocido. Reconoce que “ha sido un reto muy difícil”, tratándose, en particular, del idioma, con el que sigue “peleando” todavía.

En su camino no faltaron piedras. Tuvo algunas malas experiencias “con eso que la gente trata de hacer las cosas por abajo de la mesa”. Pero no se rindió y nunca dejó de pelear por encontrar su lugar en el mundo. Por fin, la suerte le llevó a ‘Michelada’, un lugar con unos dueños que valoran su trabajo y son muy experimentados en el negocio.

Hasta lograron convertir la vecindad con un McDonalds, cosa que podría asustar a cualquier restaurador, en un punto fuerte de ‘Michelada’.

“A final de cuentas, todo lo que parece ser inconvenientes se vuelve en pros, si uno sabe manejarlo bien. Por ejemplo, si tenemos un McDonalds, mucha gente va a McDonalds. ¿Qué es lo que hay que hacer? Que la gente nos vea desde McDonalds”, explicó el chef, al constatar que la estrategia bien pensada de sus jefes, sumada la excelente comida mexicana que prepara, convirtió McDonalds en una fuente de clientes, en vez de provocar su fuga.

De acuerdo a Augusto, la vida en Rusia tiene muchas cosas buenas, entre ellas la “seguridad” y un transporte público “como en ningún otro lugar” donde estuvo, además de ser Moscú una ciudad “muy bonita” y “muy limpia”. También mencionó una buena actitud a los latinoamericanos.

“Aquí a los mexicanos nos aprecian mucho, nos quieren. Es como que una muy buena carta de presentación decir que soy mexicano”, aseveró.

Asimismo, elogió la belleza de su esposa, insistiendo en que “las mujeres más bellas son las rusas”.

“Son muy hogareñas, cosa que se está perdiendo en otros países”, agregó.

Augusto no descarta que un día se vaya a vivir a otros países, atendiendo su pasión por viajar. Pero no en el futuro inmediato. De hecho, compró junto con su señora un departamento en Moscú, algo que habla por sí mismo sobre cómo se siente en Rusia.