Por amenazas Informativo

Arroyo Salgado renunció a ser querellante en el caso de Alberto Nisman

La jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, renunció a ser querellante en la investigación por la muerte de su ex esposo y padre de sus dos hijas, el fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman, al aludir a cuestiones de necesidad familiar, en un escrito presentado ante el magistrado, Julián Ercolini.

La ex esposa del fiscal asesinado aludió a un “escenario de amenazas previas y posteriores al hecho”, aún no esclarecidas y “recurrentes al día de la fecha” y sostuvo la necesidad de “priorizar la paz y espiritualidad del núcleo familiar”.

Nisman murió en enero de 2015 en un departamento que alquilaba en el barrio de Puerto Madero, en lo que para la Justicia se trató de un asesinato vinculado a la denuncia que había hecho poco antes a la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y parte de su gabinete por supuesto encubrimiento del ataque a la AMIA a raíz de la firma del Memorándum con Irán, que preveía revisar la investigación de la justicia argentina sobre el atentado perpetrado en 1994 y que dejó 85 muertos.