POR PRIMERA VEZ POLÍTICA EXTERIOR

Argentina participó de la reunión del Grupo Internacional de Contacto

Argentina participó por primera vez de una reunión del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, representada por el canciller, Felipe Solá, quien exhortó a los países del mundo a actuar con “responsabilidad” en la solución de la crisis humanitaria y política en es nación caribeña, en base al “respeto de sus instituciones políticas y constitucionales”.

 

“Una situación como la venezolana genera responsabilidades en todo el mundo, en todo aquel que quiera defender la democracia, los derechos humanos y la justicia. No aceptamos la interferencia en la política de un país, pero sí la defensa de estos valores”, sostuvo Solá, al revalidar la postura argentina de no injerencia en los asuntos internos de otros Estados.

En una sesión por videoconferencia y ante el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que le dio la bienvenida, la Argentina participó por primera vez en la reunión del Grupo Internacional de Contacto.

Solá agradeció la bienvenida y destacó que la Argentina se suma al Grupo de Contacto en pos de contribuir a una solución a la crisis en Venezuela, sobre la base del “respeto a sus instituciones políticas y constitucionales”, informó el Palacio San Martín, en un comunicado.

Creado a principios de 2019, el Grupo de Contacto está conformado también por la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia, Reino Unido, Uruguay, Costa Rica y Ecuador.

Frente a un grupo de cancilleres europeos y latinoamericanos, el ministro argentino de Relaciones Exteriores rescató la postura de la Conferencia Episcopal Venezolana, que llamó a la oposición al Gobierno de Nicolás Maduro a dejar de lado su llamado a la abstención para las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre.

“Esta decisión de abstenerse priva a los ciudadanos venezolanos del instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional. No participar en las elecciones parlamentarias y el llamado a la abstención lleva a la inmovilización, al abandono de la acción política y a renunciar a mostrar las propias fuerzas”, afirmó esa institución, en un comunicado que emitió días atrás.

El canciller argentino reivindicó ese pronunciamiento, al sostener que “es muy importante la opinión de los obispos. No creemos que tengan inclinación política concreta, ven la situación humanitaria mejor que nadie y recomiendan que en estas elecciones participe la oposición”.

Por eso, Solá valoró como un hecho positivo que un sector de la oposición haya expresado su intención de participar en los próximos comicios legislativos del país caribeño.

No obstante, el jefe del Palacio San Martín lamentó que algunos partidos opositores hayan resuelto de antemano no participar en las elecciones de medio término, porque, evaluó, “después de que el pueblo haya votado resultará muy difícil decirles a los ciudadanos que ‘su voto no vale’ porque ésa es la opinión de uno u otro organismo internacional o de una oposición que no participó”.

“Le asignamos una gran importancia al hecho de que la gente vaya y vote”, cerró el canciller argentino, quien estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti; el jefe de Gabinete, Guillermo Justo Chaves, y el subsecretario de Asuntos de América Latina, Juan Valle Raleigh.