TRAS EL GOLPE DE ESTADO EN BOLIVIA INTERNACIONALES

Áñez conformó un gabinete de línea dura para dar salida a la crisis

La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, nombró anoche a última hora un gabinete de urgencia, con solo once ministros, para iniciar la transición después del golpe de Estado que obligó Evo Morales a renunciar y abriera una crisis política que ya provocó 10 muertos y más de 500 heridos.

Un día después de asumir el mando del país en una asamblea electoral denunciada por irregularidades, Áñez designó a los titulares de once ministerios de alrededor de una veintena posibles.

Horas antes, al finalizar su primer discurso a la Nación, la nueva jefa de Estado designó también al nuevo mando militar, que será liderado por el general del Ejército Carlos Orellana como comandante de las Fuerzas Armadas, mientras en las calles de La Paz se sucedían enfrentamientos entre militantes afines al Movimiento al Socialismo y las fuerzas de seguridad.

Jeanine Áñez aseguró que en el país “no hay golpe de Estado”, en contra de lo que denuncia ante la comunidad internacional Evo Morales desde su exilio en México.

La presidenta interina es senadora de la opositora Unidad Demócrata, de cuyo grupo en el Senado eligió a varios de sus ministros.