CORONAVIRUS EN ARGENTINA SERVICIO INFORMATIVO

Alfonsín cuestionó “las actitudes de algunos dirigentes” del radicalismo

El designado embajador en España, el radical Ricardo Alfonsín, sostuvo que dentro de su propio partido hay posturas “inspiradas más en especulaciones electorales” y consideró que “cuando la política define sus posiciones en virtud de especulaciones electorales en lugar de lo que es mejor para el país” es cuando hay que preocuparse.

“Hay conductas inspiradas más en especulaciones electorales que en la necesidad de contribuir a las soluciones del país y, cuando la política define sus posiciones en virtud de especulaciones electorales en lugar de lo que es mejor para el país, tenemos que preocuparnos”, dijo Alfonsín.

Del otro lado, destacó la actitud de los gobernadores radicales de Jujuy, Mendoza y Corrientes, a quienes elogió, porque consideró que “han tenido una actitud de mucha colaboración y mucha cooperación” en medio de la pandemia.

Alfonsín recordó en primer lugar que si bien su pliego como embajador designado está presentado, todavía no obtuvo el acuerdo del Senado debido al parate impuesto por el coronavirus.

“Me preocupa la falta de comprensión por parte de personas e instituciones que deberían cumplir un rol muy distinto al que están cumpliendo en circunstancias como ésta”, dijo Alfonsín, y agregó: “Me refiero a las actitudes de algunos dirigentes de Cambiemos, de mi propio partido”.

Además, consultado sobre las movilizaciones a Plaza de Mayo y otras protestas en contra del aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno, consideró que “Dios los cría y el viento los amontona”.

También dijo que escuchó en esas protestas que hay gente que “dice que el coronavirus no existe, y eso no es serio”.

“Es como mucha gente que cree que la tierra es plana. No demos un debate público en los medios. Ya eso está resuelto por la ciencia”, comparó.

Finalmente consultado por la aplicación de un impuesto a la riqueza, Alfonsín (hijo del ex presidente Raúl Alfonsín) opinó que “desde lo ético es justo” y “después viene la discusión técnica”.

“Todos los argumentos que he escuchado en contra son falaces”, dijo además sobre las objeciones al proyecto oficialista.

Como ejemplo de esas políticas puso el New Deal llevado adelante en Estados Unidos por el presidente Franklin D. Roosevelt en la década del ’30.