ENTREVISTA TODO CON AFECTO

Alberto Márcico: el Ferro de Griguol, Toulouse y el fútbol europeo

Su nombre está asociado al buen fútbol. Figura en Ferro, Toulouse y Boca, Alberto Márcico es, quizás, uno de los mejores enganches de la historia del fútbol argentino, una posición que hoy parece olvidada, y, en diálogo con Radio Nacional, repasa gran parte de su trayectoria.

La carrera del “Beto” comenzó en Ferro, en 1980. En aquel fantástico equipo de Griguol, Márcico se fue metiendo de a poco en la Primera del “Verde”. Para 1981, el enganche ya era titular indiscutido en el conjunto de Caballito, relegando al banco de suplentes al uruguayo Julio César Giménez.

En Ferro de Griguol, el equipo que se quedó con los torneos de 1982 y 1984, fue pieza fundamental, y el viejo Timoteo tuvo mucho que ver. “Lo quiero como un papá, más allá de la parte futbolística. Me enseñó muchas cosas y me educó. Las bases te las dan cuando sos joven, y las bases que te da Timoteo las podés encontrar en un padre con todas las palabras. Educaba a todos los jugadores que llegaban a Ferro con la educación al trabajo, de ser respetuoso. Te decía que, si le pegabas a un rival, tenías que ayudarlo a levantarse y pedirle perdón”, recuerda.

Para fines de los ’80, Márcico fue traspasado al Toulouse de Francia. Cuenta que eligió emigrar a ese país por su Selección, que en ese momento tenía entre sus principales figuras a Michel Platini. El “Beto” llegó a ese país europeo tras el paso de Carlos Bianchi Stade de Reims, otro jugador idolatrado por los franceses. Márcico cuenta que el hincha francés tiene una buena relación con el jugador argentino y, asegura, lo valoran “más que al brasileño”.

Márcico: 'La Selección no fue mi prioridad, yo quería jugar en Europa'

En 1992, Márcico regresó al fútbol argentino para jugar en Boca y, finalmente, se retiró, en 1998, en Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Hoy, analizando la actualidad del fútbol francés y mundial, Márcico asegura que Zidane fue el último futbolista de ese país que estuvo entre los mejores cinco jugadores del mundo y no titubea al afirmar que no hay ningún jugador que haya estado a la altura de Diego Maradona.

Además, el ex Boca también se refiere a Lionel Messi y asevera que es “mucho más difícil jugar en Europa que acá”.