75° ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU POLÍTICA

Alberto Fernández: “De la pandemia nadie se salva solo”

El presidente Alberto Fernández llamó a “recrear un multilateralismo basado en la solidaridad” y afirmó que “nadie se salva solo en un planeta que se incendia, se inunda o se envenena”.

 

En su primer discurso ante la 75° Asamblea General de las Naciones Unidas, el jefe de Estado remarcó la necesidad de la integración de los sectores más vulnerables, golpeados por la pandemia, e invitó a seguir los mensajes del Papa Francisco para “salir mejores y no peores de esta crisis”.

Al referirse a la lucha contra el coronavirus, el Presidente sostuvo que la vacuna contra el virus debe ser considerada como “un bien público global, accesible a todas las naciones de una manera equitativa”, y destacó las medidas sanitarias y económicas que tomó su Gobierno durante la pandemia para mitigar las consecuencias inmediatas de la enfermedad.

Por otra parte, afirmó que “el endeudamiento tóxico constituye un freno al desarrollo” de los países, destacó que Argentina haya renegociado su deuda externa con acreedores privados “en plena pandemia” y afirmó que “nadie puede pagar a costa del sacrificio de los pueblos”. A su vez, instó a la comunidad internacional a que “facilite la reestructuración ordenada” de deudas y anticipó que las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional “se encararán de forma responsable, siendo respetuosos de los compromisos contraídos, evitando poner en riesgo las condiciones que permitan la reactivación económica”.

“Argentina condena el terrorismo en todas las formas”, solicitó la cooperación de Irán para esclarecer el atentado a la AMIA y remarcó que el país “nunca dejó caer las alertas rojas” sobre los imputados de ese país, al referirse al atentado a la mutual israelita, ocurrido en 1994.

En otro orden, Fernández reafirmó “los legítimos derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”, que forman parte “integrante del territorio nacional argentino” y que “se encuentran ocupados ilegalmente” por el Reino Unido.

“Aprovechemos esta oportunidad histórica de unirnos como sociedad para hacer frente a una crisis sin precedentes. La pandemia de coronavirus se ha llevado la vida de más de un millón de personas, y está dejando secuelas dolorosas que se manifiestan en mayor pobreza, más hambre, más desigualdad. Espero que la solidaridad, el diálogo y la cooperación entre naciones siga siendo el camino para enfrentar los desafíos que tenemos como humanidad”, cerró.