VIOLENCIA INSTITUCIONAL Mendoza

A seis años de la muerte de Andrés su madre dice:”Fue Gendarmería”

Mónica Campoy no cesa en su derecho humano a saber la verdad: qué pasó con su hijo el 13 de junio de 2014. La versión oficial de las fuerzas de seguridad y la corporación judicial habla de suicidio. Sin embargo, múltiples indicios dirigen a que “Gendarmería es responsable”.

Mónica dialogó con Colectivo Nacional en la previa a los seis años de la muerte de Andrés García Campoy, un joven de 20 años proveniente de San Luis que estudiaba en Mendoza la Licenciatura en Higiene y Seguridad Industrial. El día de su muerte se transportaba en su vehículo a la altura de Luján de Cuyo. Fue encontrado sin vida adentro del coche estacionado a metros de un control de Gendarmería. Presentaba un disparo en la parte trasera de su cabeza, precisamente en la zona occipital.

Escuchá la historia de Andrés:

Entrevista Penélope Moro. 

Desde ese momento se empezó a investigar a los gendarmes Maximiliano Alfonso Cruz y Corazón de Jesús Velázquez, quienes hallaron al joven e instalaron la versión “del suicidio” ya que Andy llevaba una carabina antigua de 1890 en su auto.

Luego de muchas vueltas e intentos de cajoneos de la causa, su madre pidió desapartar al juez federal Walter Bento, quien dictó la falta de mérito para estos gendarmes pese a pericias que posibilitaban una investigación más profunda. Pero su reclamo aún no ha tenido éxito.

Ramiro Villalba es el actual abogado de la familia,  en el último tiempo logró reencausar la investigación y se espera la pericia final sobre la carabina.  Mónica recordó que anteriormente ya se había realizado una autopsia sobre el cuerpo de Andrés que indica que “tiene el tiro en la parte parietal derecha, casi occipital, es decir que el tiro fue hecho desde atrás, y que no presentaba pólvora en sus manos ni en la ropa, y que en el coche no había sangre sino marcas de arrastre”. El celular del chico no pudo ser peritado porque fue entregado a la familia “destruído”. Por otro lado también se realizó una autopsia psicológica y psiquiátrica post mortem que rechaza la posibilidad del suicidio, según afirma la mamá de Andrés.

En este diálogo con la radio pública, Mónica reafirmó su necesidad de que la investigación llegue hasta las últimas instancias, y recordó a su hijo como “un chico muy alegre y estudioso. Le gustaba la historia, la tecnología, el campo. Era acuariano, eso lo hacía muy espiritual. Sus amigos lo seguían por ese carisma”.

“Como mamá es un dolor inexplicable, te matan un hijo y todo queda en la nada. Te lo matan personas que tienen que cuidarnos y están libres y en funciones”, expresó.

Finalmente Mónica Campoy agradeció a las organizaciones sociales y medios comunitarios que la han acompañado en estos seis años de lucha, especialmente a la madres que se agrupan bajo el mismo dolor pero con la misma fuerza.

Los dos gendarmes involucrados en el hecho están libres y en funciones: uno de ellos en Campo de Mayo y el otro en Jesús María. Sus nombres son Maximiliano Alfonso Cruz y Corazón de Jesús Velázquez.

Para más información de la causa seguí: https://www.facebook.com/casoandresgarciacampoy/