TRANSPORTE SAN LUIS

Ocho días sin colectivos: vecinos se organizan y protestan contra el municipio

Hoy es el octavo día que la ciudad capital está totalmente paralizada, puesto que continúa el paro de los choferes de Transpuntano, que están reclamando salarios adeudados. Por tal motivo, vecinos de distintas zonas de la ciudad comienzan a organizarse para reclamar ante el municipio y exigir una rápida solución.

El paro comenzó la semana pasada y afecta alrededor de 200 mil usuarios de toda la ciudad capital de San Luis. El reclamo que realizan los choferes nucleados en la Unión Tranviara Automotor (UTA) tiene como base la deuda que mantiene la empresa de capitales municipales, que no ha pagado salarios, cargas sociales y distintos impuestos a organismos estatales.

Por la alarmante situación, vecinos de distintas zonas de la ciudad comienzan a organizarse y buscan alternativas para poder movilizarse. Además, los usuarios afectados convocan a la comunidad a protestar en la Municipalidad exigiendo que solucione el conflicto.

En Dale Que Va, Alejandra, vecina del barrio Cerro de la Cruz, al norte de la ciudad, comentó que muchas personas ponen a disposición sus autos particulares y entre vecinos se ayudan con los gastos del combustible; esta es una de las maneras que organizan para poder viajar.

Por otro lado, la mujer afectada contó que, días atrás fue a la Municipalidad junto a otros vecinos autoconvocados, para que sean recibidos por alguna autoridad y pueda brindarles respuestas favorables. Pero, como era de esperarse, ninguna persona idónea pudo recibir a este grupo de usuarios del transporte urbano.

“El único que nos atendió se presentó como el subsecretario de Estacionamiento Medido y me dijo que ellos son nuevos en la Municipalidad, que se están acomodando” contó Alejandra, y dijo que el funcionario le recriminó que “porque esté reclamo no lo había hecho la semana pasada” cuando estaba la gestión del ex intendente Enrique Ponce.

Preocupada, la vecina dijo que el funcionario recién llegado al municipio, habría interpretado que este reclamo de los vecinos organizados fue armado pro alguna organización política partidaria, a lo que Alejandra respondió que “es un reclamo político, pero de políticas urbanas”, dejando claro que a los vecinos reclaman medidas favorables para el sistema de transporte, sin importar el partido que gobierne la ciudad.

Por su parte, el nuevo intendente capitalino, Sergio Tamayo, reconoció que “la crisis de Transpuntano es profunda, y no solamente se trata de las deudas salariales o de aportes, sino que no hay dinero para comprar combustible destinado a las unidades, y un gran porcentaje de las mismas no están en condiciones de circular”.

Tamayo, cuando asumió su cargo el pasado martes 10 de diciembre, informó que recibió el municipio de parte del ex intendente Ponce con $2.500 en la caja.

Foto: Web