CONICET chubut

Cientifica del CONICET, distinguida por un spray que inactiva el coronavirus

La científica Vera Alejandra Álvarez fue distinguida con el Premio Nacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Fue  por el  desarrollo de un spray que inactiva el coronavirus en distintas superficies.

En diálogo con LU4 Nacional Patagonia explicó que “el premio lo recibo yo pero tiene que ver con un equipo de trabajo que esta en Bahía Blanca y Mar del Plata”. En cuanto, al hallazgo explicó que “lo que hace es generar un material que,  cuando el coronavirus entra en contacto con el material que hacemos, se activa. Esto  quiere decir que el virus  no puede reproducirse ni contagia”, detalló

Alvarez remarcó que el spray ” se puede usar en pupitres de escuelas, transporte público y todo tipo de superficies. Esta investigación comenzó hace cinco meses con un subsidio de la Agencia de Investigación y Desarrollo de la Argentina, pero lo cierto es que hace diez años trabajamos en materiales similares. Es un material que tiene la capacidad de absorber virus, hongos patógenos de los humanos, contaminantes, colorantes y demás”, agregó.


Aunque aún se encuentra en etapa de validación, Álvarez confió en que pronto comenzará su fabricación. “Nosotros esperamos que no sea más de un mes.  Lo que me parece importante es que no haya tiempos burocráticos, si tiempos donde se valida que es seguro para la gente. En este momento la ANMAT esta expidiéndose de forma muy rápida en todos los productos que tienen que ver con ayudar a la pandemia”.

La científica dijo que la decisión, en esta primer etapa “será para donarlo a comedores, escuelas y universidades públicas, nos interesa que llegué a los lugares donde más se requiere y hay gente que no lo puede comprar”, remarcó.

El circulo virtuoso de un invento de esta magnitud contribuye a la importancia de la educación pública “esa tecnología queda en manos del CONICET, por la licencia de este producto que luego se comercializa implica un porcentaje que luego esta destinado a investigación y desarrollo”.

Finalmente, Álvarez indicó que en su historia personal el invento representa un reconocimiento al sistema de educación pública. “Quiero que la gente tenga en claro que somos servidores públicos y lo que hacemos tiene que llegar a la sociedad. A veces lo conseguimos a veces no. Para mi es una alegría porque soy un producto de la escuela pública, fui a Universidad Pública, hice el doctorado becada por el Conicet y ahora soy trabajadora pública. Esto es un gran honor y compromiso”.

“Nosotros sufrimos en los últimos años dificultades no solo en nuestros salarios porque somos trabajadores y vivimos de eso, pero también en recursos. Es un momento también que al contar lo que hacemos ayuda a cambiar la percepción que hay de la ciencia porque los últimos años hubo campañas de desprestigio muy grandes”,  concluyó.